Mi proceso de trabajo para crear una identidad corporativa

El desarrollo de una identidad corporativa para una empresa es un proceso complejo. No se trata de sentarse delante de la pantalla del ordenador y hacer dibujitos molones. Es necesario seguir una estrategia y metodología de trabajo para que realmente nuestra identidad sea efectiva.

Creedme, he probado a trabajar por la vía rápida por exigencias del cliente y al final el proyecto se ha hecho infinito y nunca he quedado satisfecha porque era consciente que algo desde el inicio estaba fallando.

Para que esto no vuelva a suceder, ahora siempre sigo un procedimiento de trabajo que es 100% factible. En este artículo os voy a contar de qué trata este proceso y para ello os lo quiero mostrar paso a paso con un proyecto real. En concreto con la identidad corporativa de Wakame, un pequeño restaurante vegano japonés situado en Zaragoza.

Proceso de trabajo para crear una identidad corporativa

1. Briefing

El briefing creativo es un documento escrito donde el cliente nos aporta información de valor sobre su empresa. Normalmente lo que hago es enviar un cuestionario por correo al cliente con algunas preguntas clave sobre el proyecto como: Objetivos que persigue, a qué público se dirige, cuál es su competencia, cuál es su mensaje y cualquier otra información relevante que nos ayude a conocer y profundizar en el proyecto antes de comenzar con la fase creativa.

Una vez recibidas las respuestas extraigo tres cuestiones que definen la investigación del proyecto:

  • Qué ofrecemos. Restaurante japonés vegano que sirve todo tipo de platillos tradicionales totalmente veganizados.
  • Qué queremos transmitir. (Cuatro adjetivos) Calidad, frescura, natural, cercanía.
  • Valor añadido. Aunar el concepto vegano con la tradicional comida japonesa.
  • Mensajes/ Creencias. Promover una alimentación vegana de la mano de  la comida japonesa.

2. Investigación

Esta fase del trabajo la divido en dos apartados:

Información

Por una parte es fundamental recoger toda la información del producto o servicio en el que vamos a trabajar a lo largo del proyecto. A través de distintos medios como página web, redes sociales, Internet, etc recopilo datos que me serán de gran ayuda para conocer mejor las necesidades del cliente y el proyecto.

Análisis competencia

Además hago una recopilación de imágenes de productos o servicios relacionados de particularidades similares que me puedan servir de orientación para el posterior trabajo. (La diferencia con el moodboard, que veremos a continuación, es que en este caso hago un análisis más profundo sobre aquello que está funcionando bien y mal a la competencia y que más nos pueda favorecer durante el proceso creativo).

3. Planteamiento

En tercer lugar lo que hago es presentar un planteamiento del trabajo describiendo las distintas partes del proyecto y tratando aspectos como los valores, el color, imagen y tipografía en base al empleo que se va a hacer de la marca. Como un análisis previo antes de la fase creativa. Me viene bien para recoger la información que se incluirá en el manual de identidad.

4. Moodboard

Un moodboard es como un tablero o collage que se realiza con piezas visuales de diferentes soportes, como fotografías, ilustraciones, tipografías, recortes de revistas, muestras de colores, frases, etc. Cualquier cosa que pueda representar el estilo o idea que el diseñador  está buscando. Es un método muy eficaz para presentar una línea de ideas que nos resulten inspiradoras. De esta forma además el cliente puede hacer una valoración inicial del resultado que se persigue. Además el propio cliente podrá ser partícipe de este proceso de trabajo aportando sus propias ideas de forma sencilla.

En este caso el propio cliente fue quien recopiló distintas imágenes y tipografías haciendo una posterior selección. El resultado fue esta magnífica composición.

Fase creativa

5. Bocetos

Llega el momento de plasmar sobre papel y en la pantalla del ordenador las primeras percepciones gráficas que han pasado por mi mente a lo largo de este proceso de trabajo. Llegado a este punto me tomo la libertad de hacer y deshacer e ir puliendo hasta alcanzar esa forma que encaja con la idea que se ha ido concibiendo. Normalmente realizo tres estudios describiendo cada propuesta. A continuación se lo presento al cliente a la espera de feedback.

6.Diseño

Una vez el cliente ha tomado la decisión final llega el momento de refinar cada detalle teniendo en cuenta los aspectos que se incluirán en el manual de identidad como: Construcción del imagotipo, descripción, tipografía, escala, paleta de color, versiones y aplicaciones entre otros. Normalmente estas partes las suelo presentar en un plafón y una vez el cliente me confirma que está de acuerdo con el resultado sólo queda agrupar toda esta información y aspectos en el manual de marca.

Y este podría ser un breve resumen de mi metodología de trabajo porque a todo esto hay que añadirle además las horas invertidas sin olvidar nunca que lo más importante es el resultado final y que el cliente quede satisfecho.          

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies